NS Experience

Aventura Otoño XL a Gorbeia y Bárdenas Reales

gorbeia-y-bardenas-reales-foto-grupo

Dani, José Manuel y Lluis

Como cada otoño, los NS organizamos una aventura XL (Fin de semana largo) para extender nuestras garras a otras localizaciones más inaccesibles a las habituales, que son sólo de un día.

Como podéis imaginar son tres días muy intensos, llenos de fotografía y anécdotas, de poco dormir y mucho cascar (hablar en formato NS), todo vamos a intentar resumirlo a continuación para que no se os haga muy tedioso.

Cuaderno de bitácora

Día 1  (Viernes, 10 de Noviembre, de 2017 )

Hora prevista de salida 6:00 de la mañana, ¡¡ya empezamos!!, primera en la frente, lógicamente Dani y Jose (Myto) se perdieron en medio de Barcelona para ir a buscar a Lluís, que ya creía se habían olvidado de él. Por suerte sólo fue un despiste de 20 minutos dando vueltas como patos mareados.

Después de abrazos, besos y demás, todos a la Furgo de Dani, que ya es el vehículo oficial de aventuras NS.

Primera parada para dar de comer a nuestra pequeña (La Furgo), área de servicio de Lleida. Mientras Dani le da de comer a la pequeña Myto aprovecha para pegarle una caladita a su trabajada pipa, nos separamos de la gasolinera para que no explote todo. A todo ello se nos acerca una mujer que pobre tenía pinta de estarlo pasando muy mal. Intenta explicarse, pero no sabe español, es de Rumanía y ha pasado la noche sola y tirada en el área de servicio sin que nadie le hiciera caso, no le dejaron llamar a su marido ni en la cafetería ni en la gasolinera. Le preguntamos al hombre de la gasolinera y nos comenta que efectivamente lleva allí toda la noche, parece ser que un autobús la dejó allí sin tener idea de dónde se encontraba y la pobre buscaba ayuda para encontrar a su marido. Ella no paraba de decirnos que su marido estaba en Malvarose, Malvarose, pero no sabíamos a qué se refería. La dejamos llamar a su marido desde el móvil de Myto y a través de un interlocutor que estaba con el marido, como nosotros, pudimos aclarar que Malvarose era Mollerusa. El marido estaba en Mollerusa y la pobre mujer abandonada en un área de servicio de la autopista. Al final conseguimos explicarle a uno de los interlocutores del marido dónde estaba su mujer para que pasaran a recogerla, le hicimos entender a ella que se esperase allí que la irían a buscar y emprendimos la marcha.

Aún tuvimos un par de llamadas más del marido de la pobre mujer, pero por suerte, la última, fue de un taxista que llevaba a su marido a recogerla y nos pedía confirmación de dónde se encontraba.

Con tanto incidente llegamos sobre las 13 horas, una hora más tarde de lo previsto a Murgia, población donde se encontraba el hotel para dormir aquella noche. Nos atendió Montse, propietaria del hotel y excelente cocinera, por lo que pudimos comprobar a posteriori. Hicimos el Check in y preguntamos si podíamos almorzar, pero no abrían el restaurante entre semana al mediodía. Muy amablemente nos aconsejó un restaurante muy cerca del hotel donde almorzamos unas pochas con bacalao exquisitas y unos cogotes de merluza y un rodaballo también excelentes, culminado por unos arroces con leche y un flan de queso espectaculares, y todo ello por la escalofriante cifra de 15€ el menú, ¡¡vaya pasada!!

Mirad lo que llevo enrollándome y, por ahora, ni una foto, jajajajaja.

Tomamos rumbo a Otzarreta, bosque de hayas mágico que se encuentra en el parque Natural de Gorbeia, y ya vamos con el tiempo justo y el chirimiri a cuestas. Estando ya muy cerca de la localización pasamos por unos prados con unos grupos de encinas y con unas nieblas espectaculares, estuvimos a punto de parar para inmortalizar el momento, pero decidimos no hacerlo ya que nos quedábamos sin luz para el bosque, creo que siempre nos arrepentiremos de no habernos parado.

hayedo-Otzarreta

Llegamos al aparcamiento que está justo al lado del bosque y nos preparamos para el ataque, pero nos damos cuenta que algunos lo tendremos mal, Lluís se dejó el paraguas de guerra en Barcelona y Dani llevaba uno de señorita Pepis, a día de hoy todavía tenemos que aguantar los chincha, chincha del compi Myto Fotochincha, mote sacado en este viaje por méritos propios.

Nos adentramos en el bosque y seguía el chirimiri que todo lo iba calando, aunque los lugareños se atreven en estas condiciones hacer unas sesiones con modelo y todo, pobrecilla cómo quedó.

Era un espectáculo ver el bosque con aquellas tonalidades que proporcionaba la lluvia y con algunos bancos de niebla que iban y venían, realmente mágico. Nos pusimos en faena rápidamente, pero nada más empezar comenzó a llover con más fuerza. Las condiciones para Lluís, sin ningún tipo de protección para la cámara, empezaba a sufrir y Dani con su mini paraguas iba aguantando. Al cabo de un rato, los dos, decidieron regresar a la Furgo para ver si podían protegerse mejor de la lluvia. Una vez más preparados, no mucho más, parecía que volvía a parar un poco de llover y se volvieron para el bosque con ansias terroríficas, allí estaba Myto tan tranquilo y sequito con su mega paraguas afotando y chinchando como un poseso, no decía nada, pero con la mirada pagaba. Seguimos durante un corto espacio de tiempo, pero empezó a llover de nuevo, Lluís parecía una catarata, los trapos para ir secando los cristales de las ópticas estaban completamente mojados, por lo que todas las fotos salían con gran número de gotas y así era imposible seguir. Tanto Lluís como Dani decidieron acabar con aquel sufrimiento y dirigirse a la Furgo para secar un poco los equipos y guardarlos definitivamente. Mientras tanto Myto se estaba forrando, se lo merece por previsor, aunque luego chinche. Canon 1 – Nikon 0

Por cierto, se me olvidaba, todo no podía ser de color de rosa para Myto, entre foto y foto decidió hacer un plasti esquí, pero sin plasti, por la ladera del bosque.

Una vez Myto tuvo piedad del resto y que ya era de noche, regresamos al campamento base para ordenar y secar todo aquello, ¡¡ madre de Dios, como estaba todo!!

Teníamos mesa reservada para cenar en el hotel, conocimos a Jose, propietario del Hotel Nagusi junto a su mujer Montse. Resulta que estuvo 10 años en Barcelona trabajando para el Hotel Majestic, todo un profesional. Los dos son unos profesionales excelentes, grandes personas y con un trato exquisito, nos hicieron sentir como en casa. Montse, Jose, si leéis esto agradeceros el trato que nos prestasteis y que sepáis que volveremos, que no os libraréis tan fácilmente de nosotros, y que os enviaremos a algunos de nuestros compis para que disfruten y sepan lo que es el Nagusi, un abrazo muy fuerte para los dos.

Bueno, qué os podemos decir de la cena, digna de unos NS, un menú de relación precio calidad excepcional, fuera de lo común. Jose, no te lo tomes al pie de la letra y cuando vengamos queremos el mismo precio, que tú ya eres un poco catalán y aprendes rápido!!! Jajajaja

Acabada la cena, nuestro Dani estaba tocadete, se hace mayor pobrete, y se retiró rápidamente a sus aposentos, Myto y Lluís tardaron 5 minutos en seguirle.

Nanit!!!

Día 2  ( Sábado, 11 de Noviembre, de 2017 )

Quedamos a las 7 para desayunar alguna cosa, Jose nos dijo que prepararía unos feleches (Café con leche en lenguaje NS) y alguna madalena tendríamos para picar, cuando entramos y lo vimos allí con todo lo que había preparado nos emocionamos, hasta pan con tomate y croissants recién hechitos y calentitos. ¡¡Grande Jose!!

Dejamos las maletas en el Nagusi y volvimos al Parque Natural de Gorbeia, fuimos directos de nuevo al bosque de Otzarreta para ver si los que no pudimos hacer fotos el día anterior, por no ir preparados, afotábamos aquella maravilla. Por suerte paró de llover y pudimos disfrutar como locos de aquel paisaje. Decir que Dani se dejó uno de los márgenes del meandro por afotar, pero nos ha dicho que lo solucionará haciendo un mirroring en PS, menudo cachondo este Dani.

Acabado el disfrutón en el bosque nos dirigimos a la cascada de Uguna, a unos cinco quilómetros de donde estábamos, el día anterior le enseñaron una foto a Myto y parece que bajaba como nunca. Realmente los NS tenemos suerte, el día anterior, los lugareños, nos dijeron que nunca habían visto el bosque de aquella manera, lloviendo y con nieblas y hoy vamos a tener la cascada de Uguna a tope.

cascada de Uguna

Llegamos al parquing de los Humedales de Saldropo y preparamos el equipo para la pequeña excursión. Seguimos las indicaciones que hacía unos días le proporcionaron a Myto a través de sus extensas redes sociales. El camino no es largo pero con la de barro que había para bajar las pendientes había peligro de resbalar. Antes de llegar a la pendiente más pronunciada que da acceso a la cascada, nos encontramos con dos chicas del País super agradables que nos obligaron a bajar y nos dijeron: “Anda chicos, con los equipos que lleváis hoy sacaréis unas fotos increíbles, así que os quiero ver hasta abajo”, ¡¡cualquiera les llevaba la contraria!!. A los pocos metros dimos con una impresionante haya centenaria en la que no pudimos estar de hacernos una foto de grupo, Iniciando a continuación el último descenso. La sombra del resbalón cada vez era más grande, dicho y hecho, Luisete se fue al suelete, jajajaja, vamos lo normal. Un poquitín más y enseguida visualizamos aquella maravilla que bajaba cargada de agua y con aquellos tonos otoñales del bosque, ¡¡para qué os vamos a contar!!, pasamos unos momentos estupendos disfrutando al fotografiar aquella maravilla. Cómo no, antes de irnos, aprovechamos para hacernos otra foto de grupo e inmortalizar el momento para los anales de la historia NS. En el último momento, cuando ya marchábamos, Myto pegó un quiebro y bajó un poco más hasta llegar a la base del río donde pudo hacer una foto completa de la cascada, ya tenemos ganas de verla.

Todo lo que baja después hay que subirlo, así que ánimos y para arriba. Llegamos a la Furgo y pusimos rumbo a recoger las maletas y almorzar antes de partir hacia el otro escenario seleccionado, el Parque Natural de las Bardenas Reales en Navarra. Llegamos sobre las 13 horas al Nagusi y le comentamos a Montse a qué hora habría el restaurante, nos dijo que en unos 20 minutos podía estar listo, así que localizamos un bar cercano para ir a tomar una cervecita y además nos cepillamos un par de platos de torreznos que estaban recién hechos y calentitos. Acto seguido fuimos almorzar, haciéndolo como señores. Nos despedimos de esta maravillosa pareja y pusimos rumbo a nuestro próximo destino, teníamos que espabilar o no llegábamos al atardecer.

De camino, Myto se pegó la siesta del carnero, inmortalizada en una instantánea de móvil que queda guardada por si algún día le da por chinchar mucho, poderle amenazar.

Llegamos a la localización del Cabezo más emblemático del Parque justo a tiempo para hacer el atardecer. Con los nervios del espectáculo que teníamos delante, empezamos desperdigados como siempre, cada uno a su bola, pero a medida que iba anocheciendo nos fuimos reagrupando. Mientras hacíamos largas exposiciones (Fius en lenguaje NS), pudimos conversar con un fotógrafo del lugar durante un buen rato, “Gabi, necesitamos tarjetas yaaaa”. Cuando se fue cambiamos de posición ya para hacer nocturnas. Ya estábamos preparados y en posición de disparo, cuando vimos encima nuestro una Vía Láctea como la copa de un pino, con perdón, se nos cayeron al suelo al ver tan magno espectáculo. Con la emoción empezamos hacer pruebas iluminando el cabezo con la nueva linterna de Myto, pero pegaba unos fogonazos de aquí no te menees. En esta que llega una moto y el tío se pega como 10 minutos tocando lo que no suena con las luces puestas, no sé qué hacía allí el hombre. Al final marchó y acto seguido llegó un coche que también se paró con las luces puestas, le dijimos de todo, sobre todo Dani, pero no se iba. A todo esto, vemos que se acerca a la Furgo y decimos ¿a ver si nos quieren robar? De repente vemos una luz de linterna que se acerca a nosotros y Dani soltó algún improperio, cuando llegó hasta nosotros resultó ser el guarda del Parque. Un chaval joven, agradable, que nos dijo que allí no podíamos estar, a lo que le comentamos que no lo sabíamos y que sólo queríamos hacer fotos. Muy educadamente nos explicó que era debido a que al ser un Parque Natural la fauna está protegida y allí les podíamos molestar. Le dijimos que de acuerdo pero que nos dejase hacer una última foto, a lo que accedió amablemente, hasta el pobre corrió a apagar las luces del coche a la sugerencia de Dani, nuestro pequeñín es la bomba. Lástima no hubiera tardado media hora más en venir, realizamos el último intento, pero no tuvimos éxito. Nos dirigimos a la Furgo donde el guarda nos esperaba pacientemente y nos explicó que en algunos casos han dado permiso para hacer fotos de noche acompañados por un guarda del Parque, habrá que probarlo. De camino hacia el Hotel, y ya fuera del Parque, nos paramos en una casa que parecía abandonada por si podíamos hacer las fotos de la Vía Láctea, pero empezó a taparse el cielo y fue imposible.

Llegamos al Hotel en Tudela, subimos a la habitación a dejar las maletas y bajamos enseguida a cenar alguna cosa en un bar que tenía el mismo Hotel. Desgraciadamente no tuvimos tanta suerte como con el Nagusi, cenamos unos huevos al plato y tres flanes y nos costó lo mismo. La habitación tampoco era lo mismo, aunque el baño estaba reformado recientemente. Quedamos a las 6 en el restaurante para desayunar y salir para hacer el amanecer.

Día 3  ( Domingo, 12 de Noviembre, de 2017 )

Tal y como acordamos, todos como un clavo a las 6 de la mañana para desayunar. A esas horas no se es persona, aunque hay uno en especial que es un auténtico zombi hasta que no se mete el feleche entre pecho y espalda, jajajaja

A continuación, nos dirigimos de nuevo hacia el Parque Natural de las Bardenas Reales antes que amanezca, esperando no nos echen de nuevo a esas horas.

Mientras nos acercábamos a la localización elegida empezamos a ver cómo los primeros tonos despuntaban en el cielo y cuando llegamos y desembarcamos los tonos rosados ya empezaban a iluminar el Cabezo con esas tonalidades. A partir de ese momento se suceden los diferentes escenarios de luz a una velocidad endiablada, lo que te obliga a estar atento en todo momento para perderse los menos posibles. Sobre las 9:30 decidimos ya cambiar de localización no sin antes hacernos la correspondiente foto de grupo. Fuimos parando por el recorrido en las zonas más interesantes para captar texturas y otros paisajes característicos de la zona. Aunque la luz no acompañó mucho ya que se abrió bastante el día y el sol proporcionaba una luz muy dura, algo pudimos aprovechar.

Sobre las 12:00 decidimos dar por terminada la jornada fotográfica y emprender el viaje de regreso a Barcelona para que Dani pudiera llegar a una hora decente a su casa, ya que después de dejarnos en nuestros respectivos domicilios a él todavía le quedaba una hora y media de viaje.

Para finalizar, sólo quiero comentar que nuestro Dani nos ha comido muy bien, dando cuenta de todas las viandas que se le iban presentando sin rechistar, todo un campeón.

Esperamos os haya entretenido esta última aventura NS XL y os haya servido para conocer un poco más a este grupo que sólo pretende pasárselo lo mejor posible y contagiar su gran afición, la fotografía.

Gracias a todos por pasar!!!

bardenas-reales-dani

Foto de Dani

Foto de José Manuel (Myto)

bardenas-reales-lluis

Foto de Lluis

Hayedo de Otzarreta

Como llegar:

Coordenadas GPS:
43.050193, -2.713116

Abrir en Google maps

Cabezo de las Cortinillas

Como llegar:

Coordenadas GPS:
42.204472, -1.500109

 

Abrir en Google maps

2017-11-20T13:35:48+00:00

2 Comments

  1. Gabriel Castro Vidal 15 noviembre, 2017 at 2:45 pm - Reply

    Espectacular el relato y se nota que se lo pasaron más que bien. El año que viene tengo que ir si o si

  2. Isidoro Gomez Moran 15 noviembre, 2017 at 10:14 pm - Reply

    Menuda aventura amigos!!! me he reido un rato y me he muerto de la envidia…. Celebro que lo pasarais también y que la afiicón por las buenas imagenes esté tan alta. Espero no perderme la proxima, sobre todo por ver al Fotochincha en plena acción bajo la lluvia.

    Lluis; Un relato exquisito tienes don para la literatura. Te felicito,
    Un abrazo amigos.

Leave A Comment